jueves, 24 de noviembre de 2016

La pereza, el mayor enemigo del emprendedor


Como indica el título de ésta publicación la “pereza” es una de las amenazas más prominentes a las que se enfrenta un creador de negocio, incluso puede determinar el éxito o fracaso del mismo. Sabemos que el iniciar un negocio propio lleva consigo una serie de situaciones y cargas emocionales que alteran nuestra área de confort, y esto es un detonador para que la pereza haga su presencia. Debes saber que los retos a los que te enfrentas son variados, pero es importante no desistir y seguir ese camino que te has propuesto como meta, “Iniciar tu propio negocio”.

A continuación te ofrecemos algunos consejos que debes considerar cuando se presenten situaciones de desaliento y pereza.


  1. Conceptualiza tu idea, duerme, desayuna y come con ella.
  2. Ten presente que lo que para ti es importante o significativo para otros puede no serlo, por lo tanto habrá quien apoye tu idea de negocio o habrá quien no, al final tú tienes que estar decidido.
  3. Comprométete plenamente con el desarrollo de tu negocio.
  4. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.
  5. Ve despacio con tu proyecto, no creas que de la noche a la mañana se alcanza el éxito.
  6. Si no funciona de una manera, intenta otra.
  7. Si por alguna razón hay algunas actividades que no se te dan como habilidad ya sea administrativas, ventas, etc… no te preocupes concéntrate en aprender, busca opiniones y asesorías, ¡acércate con nosotros!.
  8. Recuerda que al iniciar tú propio negocio te vuelves “Todólogo” por lo que habrá algunas responsabilidades que no sean placenteras realizar, pero mantén en tu mente que, ¡es tu negocio! y sólo tú tendrás que sacarlo adelante, por lo que tareas como aseo, archivar, elaboración de documentos, revisión de contratos, etc… serán parte de tu rutina durante algún tiempo.
  9. Disciplina ante todo, mantén un ritmo, levántate a la misma hora diario, desayuna y activa tu mente leyendo el periódico o algún artículo de interés.
  10. Sé positivo ante las circunstancias, no permitas que nada ni nadie derrumbe tus sueños empresariales, nadie tiene el derecho.“ No seas víctima de la pereza, defiende tus ideales y conquista tus propias metas”.